T

T

lunes, 4 de septiembre de 2017

Obras literarias sobre los alemanes del Volga cargadas de magia

Quiero compartir con ustedes una profunda y sentida carta que me envió la profesora de historia María Catalina Millenpier, residente en Bruselas, que conoció mis libros a través de mi blog:

Obras literarias cargadas de magia. La magia que solo contienen los libros escritos con el alma. El alma misma de los protagonistas de cada circunstancia volcada eternamente en cada página. Esa magia que toca los corazones para que se abran y nos cuenten a través de este escritor, que en su pluma comparte con cada lector todas las penurias, tristezas, desarraigos y sonrisas que marcaron a nuestros antepasados. Magia rescatada pacientemente durante años en un trabajo de campo exhaustivo con cada habitante anciano que moldeó la identidad de la colonia y nos legó su historia para que las generaciones venideras conozcan, aprendan y se sientan orgullosas de los sacrificios que hicieron en pos de un futuro digno basado en el trabajo y la honestidad, en el agradecimiento y el amor al prójimo. La historia que Julio César nos quiere dar a conocer, de la que heredó valores y conductas, de la que no quiere que se pierda nada. Libros con la magia que sólo tiene la infancia con sus juegos y su inocencia única. La magia de las canciones, las tradiciones, la cocina y sus inconfundibles sabores y aromas. La magia de transportarnos a una época que quizás ni imaginamos y con la sinceridad que lo caracteriza nos detalla los sinsabores y dolores más profundos. La magia que, aún sometida, brindaba en cada acto la mujer en su vida diaria. Magia es lo que contiene cada página de los libros de Julio César 

No hay comentarios:

Publicar un comentario