T

T

jueves, 30 de marzo de 2017

Rufino y Ofelia Graff, 61 años de amor


Más de 61 años de amor y compañía, donde reivindicaron con su familia todo lo que sus padres les transmitieron.

Tradición es lo que se transmite de generación en generación. De padres a hijos, a nietos y a los que siguen viniendo después. Y con el transcurso de los años eso que se va transmitiendo se constituye en la más fuerte de las raíces, lo que da identidad.
Los alemanes del Volga tienen muchas tradiciones que se han transmitido entre las familias, y que se han fortalecido con sentido de comunidad.
Para conocer algunas de ellas entrevistamos a un matrimonio de muchos años, Rufino Graff y Ofelia Weimann, que viven en Pueblo San José y que contabilizan 61 años juntos.
Que se quieren no hay dudas, y que se cuidan tampoco. Ofelia dice que sabe cómo está Rufino al escuchar lo que hace cuándo sale a trabajar en la huerta, cada mañana. Si canta, todo está bien.
La huerta “es una tradición de familia. Antes, cuando vivíamos en el campo, vivía mamá todavía, estábamos entre los tres –señalando a su señora- y mamá, lo primero que hacía era la huerta. Decía que había que cultivar algo en el sector donde uno vive, cuidarlo y recogerlo después. No es lo mismo que ir a los negocios y comprarlo. Lo que uno compra uno no sabe con qué viene. Lo propio uno lo siembra, y lo que nace es todo puro”. 
Esto lo dice Rufino. Se suma Ofelia que agrega: “de todo el verano estamos comiendo calabazas, tomates, zapallitos, acelga, cebolla, cebollines…”.
“Yo tengo siempre la tierra madre, como dicen los indígenas –agrega Rufino- y yo pienso que mi vida, de la forma como la llevo, tengo que estar metido dentro de la tierra, que la tengo que trabajar y estar en contacto con eso. Si un día no puedo trabajar ahí me falta algo. Nació con uno y lo llevo dentro del alma”. 
Ofelia apunta que “él se levanta todos los días a las 6 de la mañana, sale a caminar y a bicicletear. Regresa, toma su mate, come y ya sale a la huerta. No se lo ve dentro de la casa. Todo el santo día está afuera. Yo siempre digo que yo tengo sus 86 y él tiene mis 77, por todo lo que hace”.
Rufino era el cantante de la orquesta La Juventud, con los años se transformaron en Ritmo de Juventud, donde además solía tocar la batería. 
Ofelia, con apenas 16 años, había ido con su grupo de amigas al baile del club, como solían hacerlo por entonces. Él la miraba y a ella le pareció muy apuesto. Al poco tiempo andaban de novio y muy pronto se casaron. 
Cómo una niña-mujer de 16 años sabe que se está equivocando? Parece que las generaciones de antes contaban con más seguridades que las de ahora.
Ofelia dice: “si él me falta yo no quiero vivir más. Jamás pensé en los 61 años casados –dice la mujer en otro párrafo de la entrevista-, que podía separarme de él. Él tenía su carácter de joven, pero uno se va adaptando. Hoy lo hablo con mis hijos y para ellos el papá es todo. Era recto con sus hijos, pero bien. Y mi suegra, que era una santa, me ayudó en todo”.
Recuerda que se casaron en Santa María, en el Registro Civil los casó Pedro Streitemberger; el casamiento por iglesia y la fiesta también la hicieron en la Colonia 3: “es como que en Santa María están más juntos”, dice Ofelia. 
Suma a esto Rufino que “se pelean durante la semana y el fin de semana se juntan. A veces uno está con uno, con otro, están hablando de esto y aquello y uno cree que es una separación. Y cuando lo ven que hay una fiesta todos están ahí, aportando un algo. Eso es maravilloso, realmente. Está todo el pueblo unido”.
A la novia la ayudaron las hermanas de su marido a bordar las sábanas y su suegra le enseñó a cocinar las comidas alemanas. 
“A los 20 años tenía tres chicos. Nos casamos y nos fuimos al campo. Yo ya ayudaba en mi casa, pero muchas cosas me las enseñó la madre de él. A hacer la comida alemana, por ejemplo”. 
“Mi señora aprendió mucho de mi madre” dice Rufino, agregando que “yo también podría haber aprendido mucho pero no la entendí. Lamento hoy todavía no haberla escuchado. Ella quería hablar de Rusia, de dónde nacieron, qué peripecias era lo que habían pasado. Podríamos haber hecho un libro enorme. Desde el Volga se embarcaron para venir a la Argentina, pero primero descendieron en Brasil y como ahí no había mucha expectativa de poder vivir bien le avisaron gente conocida que estaba en la Argentina y le propusieron de venir a vivir acá”. 
Fortaleza apoyada en la fe para sobrellevar tantos problemas y conservar la esperanza. Reflexiona Rufino que “tenían una fe única puesta en el Señor. Él es el que nos guía, el que nos da. Era gente sana”.
Rufino y Ofelia, 61 años juntos, 4 hijos, muchos nietos y bisnietos. Una querida familia alemana que ha contribuido a transmitir las tradiciones de su pueblo. Desde la familia y con todo el amor.

lunes, 27 de marzo de 2017

Alemanes del Volga: Un pueblo que siempre luchó por tener una vida digna y en paz, un lugar dónde poder trabajar y, con orgullo, ofrecer el pan de cada día a sus hijos

Un pueblo luchando por tener una vida digna y en paz, un lugar dónde poder trabajar y, con orgullo, ofrecer el pan de cada día a sus hijos. Con la mayor sencillez y humildad pero con el amor más grande y puro. Educando y enseñando desde pequeños el valor del trabajo y del sacrificio. De llevar con orgullo un apellido y estar libre de toda mancha de deshonestidad. Sabían disfrutar de la vida a pesar de los sinsabores. Vivir la vida era celebrar la familia reunida, danzar al ritmo de las polcas, cantar y agradecer por lo que se tenía, aunque fuera poco. Escuchar el sonido del silencio, el viento en el rostro, llevar cayos en las curtidas manos signos del sacrificio. No importaba cuánto se ganaba sino cómo. No importaba qué se comía sino con quién se compartía. No importaban los lujos y ostentar sino tener cerca a los seres queridos, a la familia. Porque las alegrías eran muy pocas pero bien sentidas. Porque el valor lo tenían las personas no los objetos materiales. Porque nuestros antepasados sí sabían diferenciar lo importante de lo que no lo era. Ellos sí sabían porque las adversidades los hicieron sabios. La vida les mostró los verdaderos valores y ellos lo aprendieron y lo transmitieron. Algunos dirán que fueron muy estrictos, fríos, poco demostrativos, pero yo, hoy, digo que me heredaron lo mejor que tenían, una herencia que con el transcurrir del tiempo se cotiza mejor: la integridad como persona. Por eso hoy puedo decir con orgullo que mi infancia y mi niñez fue muy humilde pero crecí rodeado de una fortuna invaluable; la educación de papá y mamá.
(Encontrará más de estas historias, junto con vivencias, anécdotas, tradiciones, costumbres y fotografías antiguas, en el libro “Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”, que se puede adquirir por correo, comunicándose a juliomelchior@hotmail.com)

domingo, 26 de marzo de 2017

Homenaje a las abuelas de los alemanes del Volga

Cada casa antigua está llena de detalles que nos hacen ver la presencia de la abuela, con su vestido negro, su delantal gris y su manera jovial y alegre de caminar y estar al servicio de toda la familia. La vemos viejecita, con su rostro lleno de arrugas, sus ojos celestes irradiando ternura, parada frente a la cocina a leña friendo Kreppel. O arropando a un nieto recién nacido. O contando historias de aldeas lejanas y de un río llamado Volga. Siempre presente. Siempre con un consejo. Una persona que legó pergaminos de sabiduría en actos y palabras cotidianas y simples pero profundas e inteligentes. Que nos llenó el alma de voces alemanas, de canciones que aún resuenan en nuestros oídos, abrigando noches de nostalgia, amparando atardeceres de soledad.
Abuela construyó un monumento de sí misma. Fue un ser inmenso, con un corazón grande y un espíritu inquebrantable. Nada la pudo doblegar. Nada la pudo vencer. Era capaz de hacer cualquier tipo de trabajo y de resolver cualquier clase de problemas. Aún hablando solamente en alemán. Ella siempre salía adelante. Nada la detenía. Ni aquí en las colonias, ni allá en Coronel Suárez. El idioma no importaba. Valían los gestos, las actitudes, las acciones, la fe en sí misma.
Todos la recordamos. Todos la tenemos presente. Y en ella conservamos la memoria de todas las abuelas alemanas del Volga.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Libros que rescatan la historia, cultura, gastronomía, costumbres y tradiciones de los alemanes del Volga

Oferta sensacional para tener en su biblioteca los cuatro ejemplares de los libros que rescatan la historia, cultura, gastronomía, costumbres y tradiciones a un precio increíble. Se pueden obtener personalmente, sin pagar gastos de envío, en el barrio de Belgrano, en Buenos Aires, de lunes a sábado, y por correo, por el sistema de contra reembolso, comunicándose a juliomelchior@hotmail.com. Los libros que completan la colección, y que son el fruto de un arduo trabajo de investigación de varios años son: “Historia de los alemanes del Volga”, “Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”,  “La vida privada de la mujer alemana del Volga” y “La gastronomía de los alemanes del Volga”. ¡No se pierdan esta oportunidad única!

sábado, 18 de marzo de 2017

Presentamos todos los eventos preparados para la séptima Kreppelfest a llevarse a cabo en Colonia Hinojo el 25 y 26 de marzo

SABADO 25 DE MARZO:
16.00HS. Abre sus puertas el museo” alemanes del Wolga”
Hora: 17.00HS.
LUGAR: Frente al escenario ( Av. de los Fundadores )es la Gran Previa con la actuación de la banda musical:
  • - LA NUEVA JUVENTUD” ( baile popular) y la actuación de nuestro artista local; Juan Carlos Banegas.
  • - Muestreo de danzas típicas, artesanos
  • - Servicio de cantina, cerveza artesanal y Kreppels.

DOMINGO 26 de MARZO:
LUGAR: Av. de los Fundadores.                                
Hora: 11 hs.                                                
  • -          Inicio de la fiesta con la santa misa en acción de gracias presidida por el párroco del pueblo Pablo Lodeiro y con la presencia del coro “Ministerio de la música” de La Plata.
  • -          La ceremonia se  realizara al aire  libre frente al Palco.

Hora: 12.00 hs.
  • -          Con el toque de campanas, “ANGELUS”, (costumbre que nuestros  antepasados trajeron del Volga y aun se sigue practicando) se abren los puestos de comida: en el cual se podrán degustar platos típicos, carnes y pastelería alemana, también quedan habilitados los puestos de  artesanos.
  • -          Izamiento de las banderas frente al monumento en Plaza Sarmiento
  • -          Exhibición de motos y autos antiguos, galera de los Emiliozi,  carruajes etc. a lo largo de la Av. De los Fundadores.

Hora: 13.00hs. a 15.00hs 
  • -          Actuación de danzas típicas.
  • -          1ª presentación del conjunto musical: “LA NUEVA JUVENTUD

Hora:  14.00hs.  
  • -          Abre sus puertas el museo

Hora: 14.00hs a 15.00hs.
  • -          Visita guiada por las instalaciones del Colegio Santa Teresa a cargo de la Dirección y personal del mismo.

Hora: 14.30hs.
  • -          Frente al palco se realizará la  demostración en vivo de la elaboración de una de las       variedades del  “KREPPEL”.

Hora: 15.00hs.
ACTO INAUGURAL:
  • -          Recepción de autoridades.
  • -          Recibimos a las banderas de ceremonia junto con el grupo organizador
  • -          Recibimos a los grupos de danzas alemanas.
  • -          Entonación de las estrofas del Himno
  • -          Nacional Argentino y Alemán.
  • -          Palabras de bienvenida a cargo de un miembro del Grupo Organizador y de las autoridades.
  • -          Bendición de la fiesta y Kreppels por el Párroco Pablo Lodeiro.
  • -          Breve reseña histórica de la fiesta.
  • -          Retirada de las banderas de ceremonia.

Hora: 16.00hs.
  • -          Presentación del taller municipal de danzas alemanas “wir bringen freude” de Col. Hinojo. Dirigido por Micaela Baier y Jessica Smith.
  • -          Presentación canción alusiva a la fiesta por el cantautor nativo de Colonia Hinojo: JUAN CARLOS BANEGAS
  • -          Actuación del grupo de danzas alemanas, rusas y ucranianas “   La Dulce Vida” de Azul.
  • -          Suena la orquesta: 2 ª DIE NEUE JUGEND ( LA NUEVA JUVENTUD)
  • -          Actuación del grupo de danzas ucranianas  L^VIV de Bs.As.
  • -          Actuación del grupo de danzas alemanas Unsere Freunde de Paraná.

Hora: 17.30hs.
  • -          GRAN DESFILE  por toda la avenida.
  • -          Entidades, colectividades,  carruajes, Autos antiguos, agrupaciones gauchas, carrozas etc.   

Hora: 18.30hs.
  • -          Sigue el baile y suena la música,  alegría y diversión para todos, con el ritmo de LA NUEVA JUVENTUD.

Hora:  19.30 hs
  • -          Elección de la Reina y anuncio de la nueva soberana 7  kreppelfest

Hora: 19.45hs.
  • -          El show del Spicher.

Hora; 20.15hs.
  • -          Gran Cierre con WILLY WEIMER (polca rock)
  • -           A su disponibilidad: Tráiler con información Turística.
  • -           Exhibición de motos, autos antiguos, multimarcas,   carruajes típicos…. Recorridos por las calles de todo nuestro pueblo: Museo, Iglesia, Colegio, Monumento a los 1° Pioneros y Cementerio.
  • -          Estacionamiento sectorizado.      
  • -          Baños químicos.

TRAER EQUIPO DE MATE Y REPOSERA.
SI TENES TRAJE TIPICO, USALO. ORGANIZA  GRUPO KREPPELFEST Y MUNICIPALIDAD DE OLAVARRIA.

Un libro que rescata las vivencias cotidianas de los alemanes del Volga

El transcurrir del tiempo se llevó invalorables tesoros de nuestra infancia. Sepultó en el pasado seres, acontecimientos y cosas que nos formaron, marcaron y forjaron nuestra identidad individual y colectiva. Se llevó a nuestros padres, que hoy descansan en el cementerio, a nuestros abuelos, que también murieron hace muchos muchos años, a vecinos, amigos y a un montón de parientes que en la infancia nos colmaron el alma de dicha y buenos momentos. Se llevó tradiciones, costumbres, formas de vida, de pensar, de afrontar la realidad cotidiana y de relacionarnos con los demás. Todas cuestiones que hacen a nuestra identidad como personas únicas y como colectividad. Para recuperar todo lo que perdimos, para volver a vivirlo, para conservarlo de manera indeleble, es que nació el libro “Lo que el tiempo se llevó de los alemanes del Volga”. Un libro que se puede adquirir desde cualquier lugar del país, por correo, o personalmente en la ciudad de Buenos Aires. En él está impreso el tesoro más valioso que tenemos: nuestro pasado, nuestra identidad. ¡No se lo pierdan! (Comunicarse: juliomelchior@hotmail.com).

jueves, 16 de marzo de 2017

Pueblo Santa María protagonista de un documental para Canal Encuentro sobre los alemanes del Volga en la Argentina


Juan Carlos Roht, Presidente de Club El Progreso y  propietario
de Mi Bar, un negocio tradicional de la comunidad, y la
periodista Ana Cacopardo, durante la conferencia de prensa.
Juan Carlos Roth fue anfitrión del equipo de grabación del Canal Encuentro.

Hace un mes atrás Santa María se revolucionaba con la presencia de un equipo periodístico del Canal Encuentro, que concurrió a realizar todas las filmaciones para un documental sobre los alemanes del Volga en la Argentina, centrados en la tercera Colonia Alemana. 
Faltaban apenas unos pocos días para la Strudel Fest y esto constituía un adicional no previsto perfecto, grandioso y muy bienvenido.
Juan Carlos Roth, vecino de Santa María de toda la vida, fue quien se constituyó en el anfitrión para la recorrida que inició primero la productora general de ese ciclo de cuatro documentales, la prestigiosa periodista Ana Cacopardo. 
Muy bien elegido, si se toma en cuenta que desde su juventud Juan Carlos era un encarnizado defensor de Santa María y quien hoy analiza que “si nos dicen un pueblo cerrado, y producimos todo esto, llamando la atención de mucha gente que viene a conocernos y queda admirada de cómo somos, bienvenido sea entonces que nos digan cerrados”.
El programa todavía no tiene fecha precisa de emisión en el Canal Encuentro, pero hace unas horas atrás Ana Cacopardo anticipó a Juan Carlos que sería para fines del mes de abril, comprometiéndose a realizar anticipadamente la comunicación de la fecha, una vez la misma quede establecida por el canal.
Consultado Juan Carlos Roth sobre cómo vivió esos días, siendo anfitrión de todo un equipo de trabajo de filmación, aquí están algunos pasajes de la entrevista.
“Ana me llamó, contactada por Julio César Melchior. Luego me volvió a llamar y hasta después me dio vergüenza, porque tuvo que explicarme quién era, y cuando la googlie vi que tenía un Martín Fierro y todo. Después me llamó la atención su sencillez, también todo el despliegue que hubo, haber podido llevarla a distintos lugares y haber visto cómo se metió entre la gente, cuando como quien dice estudiaba el panorama. En una oportunidad la dejé en la casa de Eduardo Maier y luego volví a trabajar en mi autoservicio. Ella vino después, se metió en el bar, tomó un fernet y charló con la gente, algo que me sorprendió mucho”.
Entre los lugares que visitó en esa primera recorrida por Pueblo Santa María fue la peluquería de Alicia Schneider, estuvo con el grupo de teatro que presenta “El Tartufo” en alemán, también visitó el Museo Parque La Palmera, donde entrevistó a Julio César Melchior, y por supuesto también a la familia Meier.
Más adelante el Presidente de El Progreso y propietario del bar más característico del barrio La Manchurria de Santa María dijo que “cuando vino el equipo de filmación dedicaron al bar y a mí más de cuatro horas y media. Hubo mucho trabajo de producción, de charla. Debo haber subido y bajado las persianas del bar muchas veces, para que la tomaran de diferentes ángulos, desde adentro y desde afuera. Capaz que con el trabajo de edición quedan apenas cinco minutos, o ni eso siquiera, pero el trabajo para hacerlo fue enorme, con dos cámaras, dos micrófonos, una pantalla para iluminar. Al día siguiente, cuando se filmó la actividad dentro del bar, con el partido de Schafskopf, que debe ser el único lugar en el país donde se realiza este juego, ahí le deben haber dedicado casi una hora, tomando desde arriba, desde abajo, desde todos los ángulos”. 
Quienes aceptaron el convite para este partido fueron cuatro vecinos de Santa María: Carlos Urban, Jorge Graff, Juan Graff y Oscar Busch. 
“Había invitado a más, pero algunos se rehusaron, seguramente les daba vergüenza saber que iban a ser filmados”.
Juan Carlos Roth dice que los productores, camarógrafos y periodistas se fueron muy contentos con la visita y por la atención recibida por toda la gente de Santa María.
Recuerda también que hubo cosas inesperadas, que también sumaron, como el día viernes de la Strudel Fest, cuando en Mi Bar el acordeonista Gonzalo Berger junto a un grupo de visitantes a Santa María se pusieron a bailar. Ocurrió lo inesperado y que sumó a todo lo que se estaba filmando para el programa”.
“Fue una buenísima experiencia”, resume Juan Carlos Roth.
Los italianos de Mar del Plata, los lituanos de Berisso, los gallegos de Avellaneda y los alemanes del Volga de Pueblo Santa María, “si uno se pone a pensarlo es muy fuerte para nuestro pueblo todo esto”.

martes, 14 de marzo de 2017

El escritor Julio César Melchior y Pueblo Santa María en Canal Encuentro

Durante el transcurso del fin de semana, paralelamente a la Strudel Fest, se llevó a cabo en pueblo Santa María la filmación de un documental sobre alemanes del Volga para el canal Encuentro, del que participó el escritor Julio César Melchior.

Aquí comparto con ustedes una fotografía con la periodista Ana Cacopardo y su equipo en Museo Parque La Palmera. Un fin de semana de mucho orgullo dando a conocer mi cultura y mi querido pueblo.

domingo, 12 de marzo de 2017

Recuerdos de mi infancia, allá en la colonia, donde fui tan feliz

Recuerdo, en esta hora de la tarde, en que lentamente llega la noche y las estrellas asoman en el cielo, los atardeceres de antaño en que junto a mis padres nos sentábamos alrededor de la mesa grande, de madera, en la cocina, bajo la luz de un farol, a cenar Wickelnudel, luego de que mi padre rezara agradeciéndole a Dios el alimento que íbamos a consumir. Recuerdo las largas sobremesas, con mi tío tocando el acordeón, papá cantando, la abuela y mamá lavando los platos y después tejiendo medias. Recuerdo mi infancia, allá en la colonia, en la casa de adobe, donde fui tan feliz, y profundas lágrimas comienzan a rodar por mi rostro, llorando un tiempo que se fue para no volver.

jueves, 9 de marzo de 2017

En nuestra niñez no había chocolates ni caramelos pero siempre teníamos sobre la mesa fuentes llenas de Kreppel y Dünne Kuche que preparaba mamá

En nuestra niñez no había confites, ni chocolates ni alfajores ni caramelos ni chupetines ni turrones, pero siempre teníamos sobre la mesa fuentes llenas de Kreppel, de Dünne Kuche, de Strudel, que preparaba mamá, para mimarnos el alma y estómago. Cuánta delicia en esas tortas amasadas por las manos tiernas de nuestras madres en las madrugadas de verano, luego de ordeñar las vacas. Esas manos dulces llenas de callos de tanto trabajar en el campo, ayudando a papá en la huerta, en la cocina haciendo mil y una tareas. En nuestra niñez no sobraba la plata para ir a un kiosco y comprar golosinas, es cierto, pero eso no importaba porque mamá suplía todas esas carencias, que no eran tales, con exquisitas comidas, tortas, dulces, mucha ternura y mucho amor. ¿No es cierto?

lunes, 6 de marzo de 2017

Felicitaciones Pueblo Santa María por conservar vivas y vigentes las tradiciones y costumbres de nuestros abuelos

La segunda Strudel Fest dejó en evidencia, además del multitudinario éxito, algo trascendente y fundamental, que merece  ser destacado, y es que en Pueblo Santa María todavía están vigentes los valores que heredamos de nuestros ancestros: la unión, el trabajo en equipo, la solidaridad, el respeto, la confraternidad, el amor a lo nuestro,  a las costumbres, a las tradiciones, al dar y compartir, a la familia, a la amistad, a tener las puertas abiertas  de par en par para que quienes nos vistan, se sientan como en su casa. Es un ejemplo vivo de las instituciones, de la comunidad y de todos aquellos que se unieron para trabajar denodadamente en pos de concretar este bello sueño. Un grupo de gente que, con humildad, pero con fe, coraje, trabajo, esfuerzo, sacrificio, muchas veces venciendo adversidades y críticas, se sobrepusieron a todo y a todos, y consiguieron su objetivo: mantener inalterable el legado cultural de nuestros queridos abuelos y coronar con éxito la segunda Strudel Fest. Vaya en estas  palabras  las felicitaciones  de Hilando Recuerdos – Julio César Melchior.

Extraordinario éxito alcanzó la segunda Strudel Fest


Imponente marco popular. Un día pleno de fiesta. Una jornada memorable.

Un domingo pleno donde las instituciones del Pueblo Santa María se vieron recompensados por tanto esfuerzo con un masiva presencia de público que se reunió en torno a la Strudel Fest que se extendió en realidad durante todo el fin de semana con innumerables actividades que se organizaron en conjunto haciendo posible que todo crezca en relación con la edición del año pasado.
Un Strudel gigante, tantas manos que trabajaron su elaboración y posterior horneado en la Panadería de la familia Weisbek y bajo un sol esplendido que dominó toda la hornada, haciendo posible que el público se hiciera presente masivamente recorriendo los diversos stands montados por las entidades de bien público que tiene Pueblo Santa María, la amplia variedad de los artesanos y los distintos patrios de comida que se organizaron a lo largo de la Avenida 11 de Mayo que formaron parte de las atracciones complementarias que se pusieron a disposición de semejante cantidad de asistentes que se dieron cita particularmente durante el domingo, pero desde el viernes que se llevaron a cabo muestras pictóricas, fotográficas y el acto de apertura formal de la fiesta, mientras el sábado las cenas en Weimannhaus y en la Casa del Fundador, mientras un espectáculo de bandas locales al aire libre convocaba al público marcando ya la tendencia de lo que se había preparado para el día central de la Strudel Fest 2017 que resultó todo un éxito.
Los recorridos eran constante, por lo cual Pueblo Santa María vivió un día pleno de fiesta donde el origen de la celebración va creciendo de manera increíble con las adhesiones de los organismos turísticos de la Provincia, la Nación y el Municipio que acompañan con sus adhesiones el inmenso trabajo de las entidades educativas, sociales, deportivas y de bien público en general que han sido capaces de pensar una fiesta que quedara para siempre como símbolo del rescate de las tradiciones y costumbres de nuestros antepasados, por eso en el momento de la apertura del predio con el inicio de la elaboración del Strudel gigante pudo apreciarse el acompañamiento de grandes y de chicos quienes comienzan a tomar conciencia de una activad bien representativa de nuestros Pueblos Alemanes, acompañados de la música, comidas típicas, bailes y danzas que forman parte de la historia revalidando su cultura y el esfuerzo conjunto que se materializa en el quehacer diario, el trabajo fecundo y el momento del festejo que siempre ha estado presente a pesar de las adversidades de todas las épocas.
Todo el fin de semana fue incesante la cantidad de gente que desfilo por Pueblo Santa María, el trabajo intenso de los puesto de comida con productos bien típicos y representativos mientras en todo momento la música de los Alemanes del Volga, los acordeones, las polkas fueron el común denominador de la una jornada pensada y proyectada de manera tal que fortalece el espíritu y fomenta cada día más el sentido turístico que se le quiere dar a un evento que llegó el año pasado, se fortalece y del que se sentaron las bases para un crecimiento constante y permanente.
Llegaron visitantes de los tres Pueblo Alemanes, Coronel Suárez y de otras ciudades de toda la Argentina, los recorridos abarcaron todos los ámbitos de la localidad como Weimannhaus, La Casa del Fundador, la confitería de Club el Progreso, el salón Polideportivo, la cocina de la entidad progresista, las ventas en cada sector estratégico de la emblemática Avenida 11 de Mayo por parte de todas las instituciones, el Gran Patio Cervecero en la casa del Fundador con espectáculos, la música, los grupos de danzas y hasta teatro con la actuación del Grupo “Thi-Trikonie” presentando “Tartufo” de Moliere en el dialecto alemán local y por encima de todo un esfuerzo en conjunto del Pueblo Santa María que dio sus frutos, creció y encontró nuevamente el más amplio apoyo de toda la comunidad con una masiva presencia. 

30 metros de Strudel, el gran atractivo de la fiesta de Pueblo Santa María


Apertura del predio de la Strudel Fest en Santa María. Bajo la atenta organización y dirección del Cheff Javier Graff. Muchas manos en la masa generaron una exquisitez representativa de las más sentidas tradiciones.

Una mañana que presagiaba una temperatura espectacular que acompañaría un festejo popular sin precedentes para Pueblo Santa María.
La primera experiencia inicial del 2016, sirvió para rectificar, modificar, ampliar y ponerse a prueba con más desafíos que este año ampliaron la programación con más actividades y en todos los casos el acompañamiento popular estuvo presente, superando todas las expectativas.
Grandes y chicos trabajaron en los preparativos del Strudel gigante con más de 30 personas que utilizaron 500 manzanas, 15 litros de crema, 15 kilos de azúcar, y unos 30 kilos de harina, para elaborar la masa. 
Luego de estirada la masa y sus agregados se procedió a montar el strudel de 30 metros en moldes especiales y minutos antes del mediodía ya estaba todo listo para ubicar los moldes en la panadería donde se produjo la cocción que permitió para las 15 horas tras el acto oficial la presentación y degustación para la impresionante multitud que se dio cita en torno del palco y los sectores donde se montaron los stands y se ubico todo el dispositivo central del más conmovedor de la fiesta, es decir la presentación del Strudel que permitió al público probar cada una de las porciones que se distribuyeron entre la gente.
Mientras tanto largas caravanas de automóviles comenzaban a llegar al Pueblo Santa María, donde cada vehículo era recibido por jovencitas vestidas a la usanza alemán del Volga y entregaban folletos con toda la programación y los lugares que durante todo el día estaría disponibles para visitar, es decir una organización que estuvo en todos los detalles.
En la preparación del Strudel hubo referentes de cada una de las instituciones, autoridades municipales, vecinos representativos del Pueblo Santa María, chicos y grandes. Cada uno dejó su sello distintivo y donde las emociones también jugaron un papel importante, porque en cada movimiento de la masa, en cada ingrediente que se agregaba estaba implícito el honor y homenaje a los antepasados, a un época fundacional de nuestras colonias y que con el paso del tiempo vuelve a quedar demostrado que las tradiciones siguen vivas y se revalorizan cada día, sobre todo en eventos como estos donde todos son capaces de generar semejante movilización popular.

sábado, 4 de marzo de 2017

Los espero, como el año pasado, para saludarnos y conocernos!

Pueblo Santa María está de fiesta! Con la alegría que caracteriza a su gente. Con la amabilidad de sus habitantes y las puertas abiertas a los visitantes. Celebremos juntos la cocina de las abuelas con el típico Strudel. Bailemos y cantemos como sólo lo sabe hacer nuestra gente. Los espero, como el año pasado, para saludarnos y conocernos!

Todas las actividades del domingo de la Strudel Fest

Aquí presentamos todos los eventos que se llevarán a cabo el domingo dentro del marco de la Strudel Fest, en Pueblo Santa María, Partido  de Coronel Suárez, Pcia. de Buenos Aires.

8 hs.
 Encendido de los hornos de barro volguenses (Backhouffen) de La Casa del Fundador y posterior elaboración del menú para el mediodía.
10:00hs.
Apertura de predio.
• Inicio de la elaboración del STRUDEL GIGANTE, entre todas las instituciones y miembros de la comunidad.
• Paseo de artesanos.
• Feria Local “UnserSaich” artesanías y gastronomía alemana.
• Exposición de autos antiguos
• Exposición de autos de alta gama a cargo de la concesionaria Graff Schwerdt automotores S. A
12:00hs.
Lugares para almorzar con gastronomía alemana:
• Patios de Comidas: Stand de las diferentes Instituciones organizadoras, sobre el predio
principal de la fiesta.
• WeimannHaus
• La Casa del Fundador
• Confitería del Club “El Progreso”
• Polideportivo de Club Social, Deportivo y Cultural “El Progreso”.
14:30hs.
• Inauguración Oficial
• Presencia de la Banda Municipal de Música “Bartolomé Meier”
• Palabras de bienvenida a cargo de las autoridades.
• Presentación y degustación del Strudel Gigante.
Durante toda la tarde:
• Inflables para los niños.
• Venta de gastronomía alemana
• Suena sobre la Avenida 11 de Mayo Música típica alemana, y danzas a cargo de:
-Grupo de baile de Colonia Barón La Pampa “MeineLeute” (Mi Gente)
-Presentación del grupo de baile de Colonia Hinojo (Olavarría) “TanzGruppe”.
-Presentación grupo de baile local
-Presentaciones de los Acordeonistas:
#Marcelo Fhur
#Martin Maier
#Carlos Polak
# Matias Schmidt
-Presentación de Juan Carlos Banegas de Olavarría.
-Presentación de Grupo Revelación.
• “3er. Gran Patio Cervecero” en La Casa del fundador con distintos espectáculos, todas las bebidas y comidas típicas.
La actuación del grupo de danzas local de danzas alemanas de “La Casa del Fundador” “Die JungeWoldeutsche”
También la presencia del grupo de danzas Alle Jung de Villa Ballester.
Baile amenizado por “Raúl Minig y su acordeón - de Los Alegres del Volga” “Carlos Polak – Música alemana y más”
Espectacular parque de diversiones para que toda la familia disfrute.
18:00HS.
• THI-TRIKONIRE Grupo de teatro presenta TARTUFO de Moliere en dialecto alemán local, en el Salón Parroquial Sede Cultural “Juan Peter”.
• Muestra de la artista local Karina Schwerdt y exposición de fotos en el Centro Cultural.
Traer equipo de mate, reposeras y sombrilla

viernes, 3 de marzo de 2017

Mi madre me dijo que recordara el lugar de donde vengo

Dios y mi madre me protegen desde el cielo
Mi madre me dijo que recordara el lugar de donde vengo, la casa de adobe, la comida humilde, las reuniones familiares, las calles de tierra, las gentes honradas y sinceras. Los hombres y las mujeres buenas, trabajadores, siempre sonrientes, rezando y cantando. Los domingos de fiesta. Los días tristes. También los buenos. Para tener presente en cada instante de mi vida que nada es permanente, que después de cada tormenta siempre sale el sol y que aún en la noche más oscura, las estrellas nunca dejan de brillar y Dios nunca deja de protegernos. Mi madre era una mujer sin estudios académicos pero tenía la sabiduría que da la vida, esa sabiduría que no se enseña en la escuela ni en ninguna universidad.