T

T

martes, 25 de febrero de 2014

Lo que aprendían nuestros abuelos en la escuela primaria


El valor de los recuerdos...


Niño: Los recuerdos de tu familia y de tu escuela te seguirán toda la vida, te hablarán al oído, se te presentarán ante tus ojos y se revivirán en tus sueños.
Cuando seas mayor de edad y estés triste, los recuerdos infantiles, como aire fresco y puro, acariciarán tu rostro, enjugarán tus lágrimas y te darán un beso maternal en la frente.
Y se estás alegre, tu placer aumentará con los gratos recuerdos del pasado…
Siembra, pues, ahora, niño, querido, semillas de bondad y amor, para recoger más tarde flores de gratitud y cariño que alegrarán el jardín de tu vida.

Fuente: El texto fue extraído del libro que nuestros abuelos usaban en segundo grado en la escuela primaria, en la década del treinta. El autor es José H. Figuera.

jueves, 20 de febrero de 2014

Elaborando Kreppel (Ricos y sabrosos)

Receta elaborada a partir del libro La gastronomía de los alemanes del Volga, del escritor Julio César Mechior, que está a punto de agotarse en su novena edición. Apúrese a adquirir el suyo antes de que ya no queden ejemplares disponibles. (Producción fotográfica: María Rosa Silva - Julio César Melchior)























martes, 18 de febrero de 2014

Volver (Historia de amor)

Soñar con volver y por fin regresar, son dos acciones bien diferentes. Pensaba Richard Rigelhof rumiando palabras y sentimientos.  Las palabras se enmarañaban en una sintaxis deformada y tumultuosa en la mente devorada por el delirio de los recuerdos. Los sentimientos se desgajaban en sensaciones que oprimían el corazón y maltrataban el alma con ternuras y caricias que el transcurso de los años pasados en la cárcel no habían podido sepultar.
Regresar... Verla de nuevo... Después de diez años, después de haberla esperado tanto durante los primeros días de encierro y llorado los restantes meses de olvido, un olvido que nunca llegó. Comprender que la vida de ella continuó... Entender que también envejeció... Sospechar que tal vez amó a alguien... Temer que se casó.
Bajó del ómnibus, que lo dejó en la avenida central de la colonia, frente a la iglesia: a él, a su ropa raída y su pequeña maleta de cuero. El y sus recuerdos. El y su dolor. El y su amor. Anacrónicos y fuera de lugar.
Caminó unos pasos... Se detuvo... La colonia había cambiado. “Claro, diez años es mucho tiempo, demasiado”, reflexionó con tristeza.
Estaba desorientado. Esperó tanto por este instante que ahora que lograba estar donde quería, no sabía qué hacer. Tampoco quedaba espacio para dilatar nada. El destino lo esperaba. El final de su peregrinar se acercaba. Lo intuía.
Marchó hacia la casa parroquial. Allí lo recibió  el cura. Un hombre anciano pero de mirada vivaz y severa. Lo hizo pasar al despacho. El forastero preguntó dónde vivía Clara Liebermann. El sacerdote lo miró fijo. Hizo memoria... Una larga y tediosa pausa. Un silencio parecido a la angustia envolvía a los dos hombres... Y el cura recordó. El forastero era Richard Rigelhof, “el que hace diez años mató de una puñalada en el corazón a aquel pobre muchacho, hijo de don Luciano”, sentenció para sí mismo, castigándolo. El rostro lo delató. La mirada se trocó en asco. “Me recuerda”, pensó el forastero.
“Los padres de Clara habían arreglado una boda conveniente para ella. Conveniente no... acorde a su noble jerarquía social. Pero la tonta de Clara amaba a este pobre diablo que no tenía donde caerse muerto”, continuó reflexionando el sacerdote. “Eso desencadenó la tragedia”.
“Clara Liebermann se casó y se marchó de la colonia”, dijo por fin el cura, con profunda amargura.
El forastero no se inmutó. No dijo nada. Tomó su valija y se marchó. Ya en la calle, lloró, lloró desconsoladamente.
En la oficina parroquial, el cura seguía recordando. Clara nunca se casó. Sus padres la encerraron en una habitación para que no escapara tras los pasos del asesino. Tanto lo amaba. A los tres días de que la policía se llevara al delincuente, la encontraron atiborrada de pastillas para dormir. Muerta.
“Fin de la historia”, exclamó el sacerdote, saliendo a la calle, rumbo a la iglesia, para oficiar la misa de las seis de la tarde.

Falleció la histórica modista de novias de los pueblos alemanes

Fuente: lanuevaradio.com.ar

Alfonsina Schmidt de Heffner con sus 98 años de edad se apagó su vida rodeada del blanco ilusión de las más radiantes novias de nuestro medio. La máquina de coser a pedal, comprada con mucho esfuerzo y pagada en cuotas, ahora está silenciosa.

Tenía la mirada celeste característica de la raza alemana y el cabello blanco que le dejaron los años pero hace 4 años atrás cuando la entrevistamos para el programa de “Los Pueblos Alemanes y su gente” pudimos apreciar que entonces la memoria conservaba intactas varias imágenes de esta profesión que supo acunar con tanto amor.
Ella nos contó que “llegué a tener hasta tres novias por fin de semana para vestir, y todas venían aquí a mi casa para prepararse. Yo les hablaba, les contaba cosas para tranquilizarlas, y me aseguraba que todas se fueran contentas. Ese era siempre mi deseo, que las novias no llegaran furiosas a la iglesia porque no les gustaba el vestido. Quería que todas estuvieran contentas, que se sintieran felices y las más lindas, porque el vestido les quedaba bien”.
“Sine” en Alemán o “Sina” como le decían en la ciudad ha sido toda una institución en Pueblo San José, y cosió tanto y tantos vestidos que dejó su sello no solo en los Pueblos Alemanes , sino también en Coronel Suárez y también en poblaciones de alrededor a nuestro Distrito, por su personalidad, detalles y prolijidad que transformada un traje en una expresión bella y radiante.
Alfonsina era una agradable mujer que en cada puntada, en cada giro de pedal de su máquina, multiplicó la ilusión blanca de decenas de novias que querían lucir las más lindas en el día de su casamiento y desde hoy es un recuerdo de una artesana laboriosa, fiel representante de nuestros pueblos alemanes.
Por esta bendita profesión periodística, es otro de los tantos personajes que forman parte de nuestro archivo, un archivo por donde pasaron y pasan referentes de distintos ámbitos de nuestro Coronel Suárez.

Procesión y aniversario a la Gruta de la Virgen de Fátima. Contamos su historia


La Gruta de Fátima en todo su esplendor.
El viernes se cumplen 49 años de la inauguración de la gruta. El domingo, a las 18 horas una nueva procesión, para pedir y agradecer.

Este viernes se cumplen 49 años de la inauguración de la gruta de la Virgen de Fátima, al ingreso de Pueblo Santa María.
Esta obra fue el resultado de la fe de un pueblo, que venía soportando hace más de 50 años atrás, una enorme sequía –años 1960-1961- y que realizó tres procesiones pidiéndole a la Virgen que proporcionara agua. 
Oscar Baumgaertner, hace varias décadas 
un fiel custodio de la 
Gruta de la Virgen de Fátima.
El que condujo a la población para elevar oraciones a la Virgen fue el padre Juan Peter. A la tercera procesión, llovió mucho, lo suficiente para hacer reverdecer los campos. 
La gente, agradecida, puso manos a la obra para cumplir lo que había sido una promesa en el medio de la desesperación por la falta de agua: levantar una gruta a la virgen, en una porción de campo que había donado el Sr. Pin. 
La imagen de la Virgen se trajo directamente desde Fátima, Portugal, y el encargado de traerla fue el padre Peter. 
Pero hubo un suceso en la aduana, donde la imagen quedó incautada bajo la sospecha que en su interior se podía estar trayendo droga. Intercedieron las gestiones del escribano Moccero, y finalmente la imagen llegó a Santa María para ser entronizada en la gruta, hace 49 años atrás.
Este próximo domingo se estará celebrando este acontecimiento, lo que constituye una invitación a la población católica para renovar sus oraciones, una oportunidad para pedir y para agradecer.
A las 18 horas, desde el templo de Santa María, partirá la procesión hacia la gruta, con la imagen de la Virgen, escoltada por jinetes. 
A las 19 horas comenzará la misa, en la gruta, a cargo de los sacerdotes Antonio Vedellini y Mario Schmidt. 
Todo esto lo comentó a La Nueva Radio Oscar Baumgaertner, que desde hace años es un fiel custodio de la gruta de la Virgen de Fátima. Anticipó que el año que viene, cuando se cumplan 50 años de la inauguración del lugar y de la entronización de la imagen de la Virgen, lucirá la corona original, que es una verdadera reliquia y que por seguridad, está guardada en Santa María.

lunes, 17 de febrero de 2014

Se conmemoran 49 años de la bendición de la gruta de Fátima

Fuente: lanuevaradio.com.ar

Invita a la misa en acción de gracias en la gruta de Fátima en el acceso a Pueblo Santa María. Se conmemoran los 49 años de la inauguración de este centro mariano de fe.

El próximo domingo 23 de Febrero se llevará a cabo la concentración de fe anual oficiándose la santa misa de acción de gracias para rogar por el año nuevo recordando a su vez los 49 años de la bendición de la gruta de Fátima ocurrido un 21 de Febrero de 1965 después de la iniciativa que impulso el recordado Padre Juan Peter.
La misa este año comienza a las 19 horas, pero previamente a las 18 horas partirá la procesión con la imagen de la virgen escoltada por los jinetes y la comunidad partiendo desde frente al templo del Pueblo Santa María para ser recibida con gran devoción por la multitud que se congrega en el lugar proveniente de los tres pueblos alemanes, Coronel Suárez y la zona rural, ya que los agricultores están también invitados a participar del oficio religioso que presidirá el Padre Antonio Vedellini acompañado por el Coro Parroquial y fieles agradecidos a Dios, y a María Santísima, madre de Dios y Madre nuestra, según han convocado desde la Parroquia Natividad de María Santísima.

Falleció Pedro Benito Graff: un gran hombre de los pueblos alemanes

Fuente: lanuevaradio.com.ar

Un hombre comprometido con su Pueblo e incansable colaborador de las instituciones.

Fue un gran amigo, su palabra reflexiva siempre era un estímulo a pesar de los momentos difíciles.
Pedro Benito Graff fue un gran consejero, pero también un hombre acostumbrado a los rigores de las épocas lejanas, donde el trabajo se gestaba de sol a sombra, sin el confort de hoy, sino todo lo contrario, por eso, junto a otros visionarios del Pueblo Santa María se puso al frente de los grandes avances que fueron llegando.
Presidente respetado y reconocido de Club El Progreso, gestor de la llegada de los primeros teléfonos domiciliarios a través de la Cooperativa Eléctrica del Pueblo San José, de la cual integro el consejo de administración, colaborador de las entidades parroquiales, escolares, sociales y en cuanta iniciativa surgiera para elevar la calidad de vida de su Pueblo Santa María que hoy lamenta su fallecimiento.
Fue concejal de la UCR, integrante del Rotary Club Las Colonias del cual era socio fundador y activo integrante del Coro Las Voces del Corazón, entre otras actuaciones relevantes en la comunidad, pero por sobre todas las cosas, fue un hombre bueno, apreciado por su gente, con un sentido del humor que lo transformaba en un gran anfitrión por lo cual nos ha quedado la admirable sensación y privilegio de haberlo tratado en innumerables cantidad de oportunidades, compartiendo momentos trascendentes de las vida comunitaria y familiar.
Nos deja un gran recuerdo y ejemplo de compromiso con todo que significaba un adelanto y nuevos horizontes para su gente y sus pueblos alemanes, por eso el grado de compromiso y presencia en el crecimiento de nuestras colonias.
A su esposa Rosita, incondicional compañera de toda la vida, a sus hijos y demás familiares llegan hoy los mensajes de adhesión al duelo provocado por su fallecimiento.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Julio César Melchior presentará su libro que contiene reflexiones para el alma


Será para mediados de marzo y aquí un adelanto.

“Aprender a vivir” es el último libro del escritor de Pueblo Santa María Julio César Melchior que en estos días ingresó a la imprenta y que espera podrá presentar a mediados del mes de marzo.
Las ansiedades por estas horas para el escritor no están puestas en el momento de la presentación de su nueva criatura literaria, sino cuando la imprenta se lo envíe para la corrección y pueda palparlo. 

Es que hace más de un año que no publica nada nuevo y el año pasado logró una reimpresión –la novena- de su gran éxito el libro de gastronomía que aborda los platos típicos de la cultura alemana y después tuvo intensa actividad presentando sus libros de historia de los alemanes del Volga en diferentes lugares, como universidades y centros literarios, además de la publicación del periódico Hilando Recuerdos. 
Por eso contó ante los micrófonos de la Radio que espera el momento en que pueda tocar las hojas impresas y recorrer, revisando, cada una de las líneas que surgieron de su inspiración creativa.
Este libro, que está próximo a salir a la luz, tiene reflexiones sobre la vida, el amor, el propio ser, se plantea cuestiones sobre los cánones materialistas de posesión de las cosas que el ser humano ha ido gestando a lo largo de los tiempos. 
Se pregunta sobre la belleza, lo que cada uno es, indaga en la verdadera personalidad, frente a lo que los otros ven de uno provocando determinismo, y lo que cada uno quiere hacer ver a los otros, en la producción de una imagen estereotipada de sí mismo.
Dijo que “en mi vida me tocaron vivir momentos duros, creo que desde mi adolescencia hasta los treinta y pico fui absorbiendo la imagen que los demás tenían de mí y tardé en despojarme de todo eso para encontrarme plenamente con mi ser. No lamento aquello porque fue el proceso para la persona que soy ahora. Me siento muy feliz con la persona que soy”.
Nuestro querido Julio comentó en la entrevista que escucharemos el sábado en “Los Pueblos Alemanes y su gente” que estima para mediados de marzo poder presentar su libro, el que es distinto a todos los otros: no es de historia, no cuenta relatos relacionados con la cultura alemana, no tiene recetas de cocina; son reflexiones que han salido de su alma y que espera puedan venir muy bien para otras almas.

sábado, 1 de febrero de 2014

Ya ingresó en imprenta el nuevo libro del escritor Julio César Melchior

Se llama “Aprender a vivir”, reflexiones para el alma, y se lanzará dentro de unas semanas en un evento cultural a desarrollarse en la ciudad de Coronel Suárez.

En este nuevo libro el escritor aborda una temática totalmente diferente de la desarrollada en los siete libros publicados hasta la actualidad, en los que rescató y revalorizó la historia y cultura de los alemanes del Volga, alcanzando un éxito inédito, tanto que sus obras fueron presentadas en la Feria Internacional del Libro, en la Capital Federal, y obtuvieron varias distinciones además de estar a punto de agotarse uno de los libros en su novena edición.
En “Aprender a vivir”, reflexiones para el alma, trata temas tales como la vida, el amor, la fe en uno mismo, la superación personal, cómo enfrentar y superar los problemas cotidianos, valorarse, entre muchos otros, como su experiencia personal frente a la existencia que le tocó vivir.