T

T

viernes, 29 de junio de 2012

Documental "Los Alemanes del Volga en América del Sur"


Durante la última década, Prairie Public, ha estado documentando la inmigración, asentamiento, costumbres culinarias, música y cultura de los Alemanes de Rusia en América del Norte. Hasta aquí, la historia tal y como la conocemos, pero la historia que no conocemos se trata de los hermanos y hermanas, tíos y tías, familiares que decidieron migrar a América del Sur – primeramente hacia Argentina y Brasil. ¿En qué se diferencia su experiencia?, ¿qué tan similar ha sido?, ¿se han mantenido las familias en contacto luego de ir por caminos distintos?, ¿Han conservado su lengua alemana nativa? ¿Siguen preparando las recetas tradicionales? Estas serán las preguntas que este documental responderá al contar la historia de Los Alemanes de Rusia Suramericanos.

LUGARES: Con entrevistas y filmaciones a Alemanes del Volga, Mar Negro, Volinia, Besarabia y Menonitas en las ciudades Argentinas de Buenos Aires, Entre Ríos, Coronel Suárez, La Pampa, y Curitiba, Ponto Grossa, Witmarsum, Mondai, Santo Angelo y Santa Rosa en Brasil.

AUDIENCIA: la presentación de la premiere y su repetición por parte de Prairie Public llegará en Estados Unidos, al público de los estados de Dakota del Norte, Montana y Minnesota y Manitoba en Canadá. El documental será ofrecido a la PBS (Servicio de Transmisión Pública, por siglas en inglés) a través de sus estaciones en Estados Unidos, y se espera su transmisión en más de 100 mercados en los EEUU y Canadá.

CRONOGRAMA:
2012 – Visita a los lugares, entrevistas preliminares
2013 – Filmaciones y entrevistas en las locaciones de Brasil y Argentina
2014 – Presentación de la premiere en las convenciones de la AHSGR y GHRS (Sociedad Americana de Historia de los Alemanes de Rusia y Sociedad de la Herencia de los Alemanes de Rusia respectivamente) seguidas de transmisiones locales, nacionales e internacionales.

PARA MAYOR INFORMACIÓN:
Comunicarse con la Dirección de Turismo de la Municipalidad de Coronel Suarez en Avenida Casey 2090, Teléfonos 02926 421048 – 0292615411804 o por mail: turismosuarez@speedy.com.ar

miércoles, 27 de junio de 2012

“Vamos a demostrar que cuando hay voluntad de unión las cosas se pueden hacer”.


Gentileza La Nueva Radio Suárez

Gran dispositivo de organización por la fiesta más grande de la República Argentina. 25 de noviembre en Pueblo San José. Solo hay que rezar para que haya buen tiempo. “Una hectárea cubierta con lona. Un pueblo bajo una carpa”.

Con esta oración se describió lo impresionante de la organización de una propuesta que pretende constituir la del 25 de noviembre, en los Pueblos Alemanes, como “la fiesta más grande de la República Argentina”.
Para llevarla a cabo se necesitan, entre otras cosas 12.000 kilos de hielo, 12.000 chorizos, 6.500 kilos de carne, 1.300 kilos de repollo, 1.300 kilos de torta aniversario, 500 jóvenes para atender las mesas.
Los números impresionan de solo mencionarlos; y grafican lo que será esta fiesta multitudinaria, a unos años de haberse producido la fiesta de las 5.000 personas, que fue cuando surgió esta propuesta como un desafío y que ya está en plena organización.
Por supuesto que en los operativos de seguridad estará contemplado un hospital de campaña que aportará el Ejército a través del Batallón de Pigué y también la presencia de Bomberos, ambulancia, entre otras cuestiones.
Estará presente animando la fiesta la Banda de Música Bartolomé Meier y su par del Batallón de Pigué.
Habrá una barra de cerca de 200 metros, para recibir a todos los presentes con una copa a su llegada, para que entren a la carpa con una pequeña atención.
“Solo hay que rezar para que haya buen tiempo”, se dijo en la conferencia de ayer por la mañana, dando por descontado que el resto de las cosas ya han sido contempladas para asegurar que todos pasen un buen momento.
En tres semanas más a partir de ahora se pondrán en venta las tarjetas a $125, registrándose ya reservas hoteleras de gente que se quiere asegurar la presencia y la estadía para ese fin de semana en Coronel Suárez y los Pueblos Alemanes.
Manuel Valea, del Rotary Club Las Colonias, expresó, en forma de síntesis del sentir de todos, que “vamos a demostrar que cuando hay voluntad de unión las cosas se pueden hacer”.
A partir de ahora semanalmente se irán dando a conocer detalles de la organización de esta fiesta.

Juan Hippener: “Será un pueblo debajo de una carpa”

www.nuevodiadigital.com
Gentileza Diario Nuevo Día

La ‘Fiesta de las 10 mil personas’ es una realidad y para ello se unieron las instituciones de los tres pueblos alemanes, quienes con unión y solidaridad llevarán a cabo este gran desafío, que se concretará sobre los terrenos del Club Cultural Germano Argentino. Hoy por la mañana se dieron detalles de este mega evento, único en la Provincia de Buenos Aires y el país. El costo de las tarjetas es de 125 pesos, “un peso por año”, acotó Hippener. El presupuesto total de la fiesta es de 900 mil pesos.

En la mañana de hoy, los integrantes de la comisión de festejos por los 125 años del arribo de los alemanes del Volga a nuestro distrito, conformada por los clubes e instituciones intermedias de los tres pueblos, anunciaron en forma oficial que la ‘Fiesta de las 10 mil personas’ se realizará el 25 de noviembre, debajo de una carpa instalada en los terrenos del Club Germano Argentino, en Pueblo San José.
Además de los tres delegados municipales, estuvieron presentes Franco Schwab, por Club San Martín; Fernando Hoffman, por Club Independiente; Claudio Holzmann, por Club El Progreso; Manuel Ángel Valea por Rotary Club ‘Las Colonias’; Juan Hippener; por la Asociación Descendientes de Alemanes del Volga y Hugo Schwab, por el Club Germano Argentino.
“Son 125 años de la llegada de los primeros colonos, de las primeras 40 familias de alemanes del Volga aquí, a Coronel Suárez y estas instituciones, desprendidas de credos y política, han comprendido que llegó el momento de trabajar en común unión para agradecer y honrar a nuestros antepasados, de los cuales estamos absolutamente orgullosos”, afirmó en el inicio de la conferencia de prensa Hugo Schwab.
Seguidamente, Juan Hippener afirmó que “el proyecto surgió hace cinco años, cuando hicimos la Fiesta de las 5 mil personas” y destacó que “en un principio parecía imposible, pero estamos trabajando para hacerla realidad, será una realidad y para lograr el objetivo debemos unirnos todas las instituciones”.
Agregó que “la respuesta de todos fue una maravilla y estamos trabajando para alcanzar el objetivo” y dijo que “he recorrido muchos lugares y la gente está entusiasmada, porque quiere ser parte de este hecho histórico, será una hectárea cubierta con una lona, un pueblo debajo de una carpa”.
Indicó, además, que “necesitamos de toda la gente y que tenga presente que cada uno que se sume a la Fiesta deberá tener la misma responsabilidad que aquel que organiza, ser cauto, tener paciencia y que sepa que es un sacrificio inmenso”.
Habló de la carpa, que proviene de Rafaela y pertenece a las empresas ‘Isidro’ y ‘Miguelito’, con quienes mantuvieron contactos por mail o teléfono y en donde siempre se habló de un 35% del costo al momento de contratar el servicio y como las instituciones no contaban con ese dinero, es que viajaron a la provincia de Santa Fe, hablaron personalmente con los propietarios de las empresas, logrando que los pagos sean paulatinos, en la medida que se vayan vendiendo las tarjetas. Sobre la actitud de estas personas, Juan Hippener dijo que “se sienten parte de esta proyecto y nos han dado todas las posibilidades para pagar el costo de la carpa, que llega a los 250 mil pesos”.
Hippener, por último, dijo que “será un evento para recordar a nuestros ancestros y será impresionante, sólo pido que Dios nos de un tiempo lindo... hay que rezar para que así sea y no debemos olvidar que habrá que asar 12 mil chorizos, 6.500 kilos de carne, cortar entre 1200 y 1500 repollos, 12 mil flanes y una torta gigante de 1300 kilos, que llegará a la carpa arriba de un carro típico”.
Si bien hablaron todos los organizadores, el mensaje de ‘Nene’ Valea se distinguió, ya que afirmó que “la parte de festejos y cultural de estos festejos, es una demostración a todo el pueblo de Coronel Suárez y al país, de que cuando hay voluntad para hacer… las cosas se puede realizar”.
“Cuando uno encara un proyecto de esta magnitud y deja de lado las cuestiones políticas, religiosas y étnicas y convoca a toda la gente a participar de algo, que engrandece a la raza, a los alemanes del Volga, que han traído a nuestro pueblo, a los argentinos, el sentido de pertenencia que ellos nunca olvidaron, y que es ese sentido que nos está faltando en nuestro país, sin lugar a dudas que habrá éxito en la tarea”, expresó Valea.
Señaló además que “siendo descendiente de españoles aprendí de los alemanes del Volga a sentir lo que es de uno, a querer lo que es de uno y cuando se toma una idea, una decisión, se cumple… se cumple pese del esfuerzo que implique”.
“Este ejemplo de unidad, de trabajo, de solidaridad, de brindar a la comunidad algo donde nadie quede exento de participar, es una muestra en estos tiempos que vivimos en el mundo de que la unión de la gente hace la fuerza y la grandeza de los pueblos”, terminó afirmando el presidente de Rotary Club ‘Las Colonias’, Manuel ‘Angel Valea’.
Finalmente, cabe resaltar que en tres semanas, estarán las tarjetas a la venta y las personas de fuera del distrito tendrán una cuenta en el Banco Provincia, sucursal Coronel Suárez, para hacer los depósitos por la reserva de las ubicaciones.

Se viene la fiesta para 10.000 personas

Será el 25 de noviembre en el predio del Club Germano Argentino del Pueblo San José. Para cerrar el año del 125º aniversario de la llegada de los alemanes del Volga. Anuncios en conferencia de prensa a través de seis instituciones.

Seis instituciones de los Pueblos Alemanes están desde hace unos meses en pleno preparativo de esto que será la fiesta de las 10.000 personas, celebrando el 125º aniversario de la fundación de las Colonias San José, Santa Trinidad y Santa María.
Se trata de la Asociación Argentina Alemanes del Volga; Club Social, Deportivo y Cultural El Progreso; Club Atlético Independiente; Club Social y Deportivo General San Martín; la Asociación Cultural Germano Argentina y el Rotary Club Las Colonias.
En la mañana de ayer se llevó a cabo en el Club Germano una conferencia de prensa donde se dieron a conocer algunos detalles de la fiesta que se prepara.
Estuvieron presentes los Presidentes y miembros de Comisión Directiva de cada uno de los clubes de las Colonias, Juan Hippener y Ezequiel Duckwen, entre otros, por la Asociación de Alemanes, los Delegados de los tres Pueblos Alemanes y Adriana Duval, entre otras presencias.
A partir de ahora este grupo conformado por las seis entidades se denomina “Comisión de Festejos de los 125 años” y anunciaron que se reúnen cada jueves para ir cerrando detalles.
Ya tienen comprometidas las carpas, los tablones y sillas, que insumen una inversión superior a los $200.000; mientras que se han conseguido algunas cosas donadas, que contribuirán al menú de la fiesta.
La comida será chorizo y asado con ensalada de repollo y morrón con flan casero como postre.
Habrá por supuesto muy buena música, a través del Grupo Astral, de renombre nacional, y cuerpos de baile de danzas típicas alemanas. Se está en tratativas para traer también una orquesta directamente de Alemania.
Abrió la conferencia de prensa Hugo Schwab y luego tomó la palabra Juan Hippener, quien es una de las personas que constituye el motor de esta propuesta.

martes, 26 de junio de 2012

Fotografías del recuerdo

Gentileza Universo Volga
Jorge Alberto Gareis Lechmann
Tomar un tarro. Desgranar un choclo. Luego tirarle el maíz a las gallinas. Juntar los huevos. Que lindo era !!!!!!
Pasaron años. Puede causar gracia. Pero que lindo era ver un reparto de bebidas en este medio de transporte !!!  

lunes, 25 de junio de 2012

El escritor Julio César Melchior dictó una conferencia en Pueblo Santa Trinidad

Invitado por la docente Cecilia Werbag, el escritor Julio César Melchior brindó una conferencia sobre historia y cultura de los alemanes del Volga, a alumnos que asisten al Jardín de Infantes de Pueblo Santa Trinidad. El acto se desarrolló en instalaciones del establecimiento, en un espacio cultural generado por la docente Mónica Bacchio.

Durante la conferencia se trataron temas que hacen a la historia de los alemanes del Volga: vivencias, anécdotas, tradiciones, costumbres y formas de vida. También se hizo hincapié en lo que se perdió y en lo que todavía se conserva del acervo cultural que trajeron los inmigrantes alemanes desde las lejanas orillas del río Volga al colocar las bases fundacionales de los pueblos alemanes.
Los alumnos del Jardín participaron escuchando atentamente al escritor y formulando preguntas. Todo dentro del contexto de un trabajo práctico que están desarrollando en pos de rescatar las historias de sus ancestros.
Un interesante proyecto generado por la docente Mónica Bacchio. Los chicos que participan son: Luciano, Alberti, Cael Álvarez, Mateo Cardozo Medina, Thiago Lang, Francisco Lizarreta, Lucas Martínez, Lucas Rafael Martínez, Diego Baltazar Pino, Branco Purvis, Matías Rodríguez, Blas Rotella Piller, Bruno David Simon, Belisario Vega, Román Weinbender, Selene Bahl, María Victoria Berg, Bernardelli Alfonsina, Melanie Lorenzoni, Brisa Ruiz, Nazarena Schroh, Catalina Urroz y Valentina Weinbender.
Espacios culturales como este refuerzan el rescate y la conservación de la historia y cultura de los habitantes de los pueblos alemanes. Y lo que es todavía más trascendente, fomentan en los pequeños el amor a su pasado y el deseo de mantenerlo vigente.

domingo, 24 de junio de 2012

HOY TE RECUERDO, PAPÁ...

Por Marta Pasgal Folmer

Aprendí de ti lo mejor, papá:
perseverancia, honradez, amor.
Con la frente bien altiva.
¡Trabajando siempre... con tesón!
Aprendí de tu honradez, tu respeto,
tu valor, tus respuestas a mis dudas.
Con tus bellos ojos verdes...
tu mirada penetrante y amorosa.
Y poco a poco, a paso lento,
con tu temple,
fuiste dejando un vacío
en mi triste corazón...
Sabiendo tú, que quedarías dormido.
No pudiendo yo intentar
haberte retenido. ¡Cuánto aprendí de ti!
¡Ay!  ¡Mi viejo querido!
Respeté tus canas, siempre te di abrigo...
Aprendí tu enseñanza... la cual,
a otros, le he ofrecido.
¡¡¡Que falta me haces, mi viejo,
mi viejo querido!!!!
Tus sabios consejos
de siempre... Fuiste mi delirio.
Te llevo en mi alma...
siempre conmigo.
Lo aprendido de ti, papá,
nunca lo olvido.
Por siempre serás mi viejo.
Mi padre adorado y querido.
Y yo, seguiré siendo tu niña,
la que aprendió tus consejos,
aquella que ya hoy ha crecido.
¡Te adoro aunque ya no estés!

viernes, 22 de junio de 2012

Presentará un nuevo libro sobre los alemanes del Volga el escritor Julio César Melchior

Testimonios surgidos a través de los relatos orales de hijos y nietos y de documentos escritos. “Historia de los alemanes del Volga: Alemania, Rusia, Argentina”. Próxima obra literaria del escritor Julio César Melchior.

Así es como se denomina el libro número siete del escritor Julio César Melchior, que en estos días ha sido enviado a impresión.
Consultado en su lugar de trabajo en su casa natal en Pueblo Santa María, Julio César no quiere dejar pasar una circunstancia que lo retrasó en el envío a la imprenta del material y que provocó que los costos se dispararan: la Municipalidad prometió una ayuda económica y nunca dijo claramente sí o no, originando la demora y el consecuente cambio de costos.
Dicho esto, no puede dejar de agradecer a comercios, particulares, conocidos y amigos que sumaron su colaboración para reunir parte (solo parte) de los $12.000 necesarios para imprimir 750 ejemplares.
El libro reúne la historia de los alemanes del Volga desde que salieron de Alemania en busca de un mejor porvenir en Rusia, respondiendo a las expectativas que en ellos había sembrado la zarina. Las cosas no resultaron tal lo prometido y nuevamente con las esperanzas rotas, los sueños raídos, la pobreza cercenándoles el futuro, levantaron pertenencias, hijos y llegaron a estas tierras en busca de nuevas posibilidades.
La obra recorre desde la historia, con testimonios surgidos a través de los relatos orales de hijos y nietos y de documentos escritos a los que ha tenido acceso Julio César Melchior, la vida de los alemanes en cada uno de estos tres países. Se aboca sobre todo a la vida familiar, particular, diaria, en una reconstrucción de lo que ha sido el pasado de estos pueblos.
Se estima que en alrededor de un mes y medio, tal vez antes, el libro estará listo para ser presentado en un gran evento cultural.

LA FIAMBRERA DE LOS ALEMANES DEL VOLGA

Gentileza de Universo Volga
Jorge Alberto Gareis Lechmann
(Fuente Carlos Araujo)

La fiambrera era una jaula para conservar alimentos construida en madera, pintada de color verde oscuro y una malla de alambre tejido.
En su interior se colocaban comidas preparadas, carne fresca, tortas, trozos de queso, tocino, dulce de membrillo, etc. que eran mantenidos en esas condiciones, protegidos de la invasión de insectos. En los barrios alejados de la capital, la electricidad no era patrimonio de todos y muy pocos, disponían de la heladera a hielo, especialmente en esas zonas carenciadas.
A los efectos de mantener en condiciones aceptables a estos alimentos perecederos, libres de la acción de las moscas, eran ubicados en la fiambrera, la que se colgaba a cierta altura, para que los perros no dañaran la tela de alambre.
Se la colocaba en la sombra, en la corriente de aire, así los alimentos estaban protegidos del calor provocado por el encierro. La falta de heladeras y de congeladoras, obligaba al uso de alimentos frescos todos los días.
La búsqueda de métodos de conservación como el ahumado o la salmuera, constituían una alternativa. Por razones de dinero o de distancia, no se disponía de alimentos renovados diariamente. La fiambrera obviaba esa dificultad en ese Buenos Aires que se fue.

jueves, 21 de junio de 2012

Rätsel (Adivinanzas en alemán y traducidas al español)


Ihr lieben Leut,
was dies bedeut’:
hat Sieben Häut,
beisst alle Leut?


Die Zwiebel
……………………..

Zwei Köpfe,
zwei Arme,
vier Augen,
sechs Füss:
Sag mir schnell an,
was ist denn dies?


Der reiter

………………………………
 Traducción

Estimada gente,
que significa esto:
tiene siete pieles,
y muerde a toda la gente.

La cebolla
……………………..
Dos  cabezas,
dos brazos,
cuatro ojos,
seis pies:
dime pronto...
¿qué es eso?
El jinete (y su caballo)

miércoles, 20 de junio de 2012

“Jamás supe lo que es la libertad de decidir por mí misma”


 Me fui de casa a los catorce años. Bah, en realidad mis padres me “entregaron” como sirvienta a una familia rica de Buenos Aires, que les mandaba mi sueldo todos los meses. No los culpo. Tampoco les guardo resentimiento. Éramos muchos y hacía falta plata para alimentarnos a todos. Así es como me marché de la colonia. Me subieron al tren llorando y lloré durante meses. En esas semanas trabajé con los ojos llorosos y la boca cerrada porque ni siquiera sabía decir una sola palabra en castellano. Viví unos días terribles, aislada, en total soledad del mundo que me rodeaba y que me marcó profundamente: cambió mi carácter y de ser alegre y extrovertido lo convirtió en introvertido y huraño.
Después, cuando pude comunicarme, me di cuenta que no me servía de mucho en aquellas circunstancias, porque no tenía un solo peso para salir en mis días libres. Los que pasaba encerrada en mi habitación, cociendo mi ropa o leyendo revistas de moda o espectáculos, como Radiolandia, que compraba mi patrona.
Añoraba mi hogar, mis padres, mis hermanitos… la colonia… sus calles… su gente… su habla… su alegría en las fiestas… pero el destino hizo que recién tuviera la oportunidad de regresar treinta años después, ya casada y con cuatro hijos.
Me casé a los veinte años. Tuve hijos. Pero si me preguntan si fue feliz en mi matrimonio, les tengo que confesar que no sé. Simplemente viví como pude o como me permitieron hacerlo de acuerdo a las costumbres sociales de aquellos años.
Nací siendo propiedad de mis padres, luego de una familia rica, para terminar como propiedad de mi marido. Nunca supe lo que es la libertad de decidir por mí misma. Porque ahora que mis padres y mi esposo murieron, mis hijos me entregaron a un geriátrico.

lunes, 18 de junio de 2012

¿Por qué dejamos de disfrutar tantas cosas bellas pensando en el futuro?

Fotografía gentileza
de Teresita Mason.

¿Por qué perdimos tantas pero tantas cosas bellas de nuestra niñez en aras de un mañana lejano sustentado sobre sueños materiales?  ¿Por qué olvidamos nuestra inocencia en el baúl de los recuerdos de la abuela, entre encajes de seda, caricias y ternura, buscando crecer de prisa?  ¿Por qué dejamos de jugar tan pronto para parecer grandes y empezar a vivir la vida en sociedad, dejando de lado la risa franca, las travesuras ingenuas y las diabluras de la hora de la siesta? ¿Por qué dejamos en el pasado los consejos de mamá, las enseñanzas de papá, sin advertir en ningún instante que, cuando necesitáramos de ellos, los dos ya estarían muertos?  ¿Por qué nos alejamos de nuestros hermanos, cortando lazos a veces para siempre, en pos de un camino que soñamos necesario para nuestro crecimiento, sin tener en cuenta  que no era preciso decir adiós para siempre para triunfar lejos del terruño natal? ¿Por qué buscamos la felicidad fuera sino la tenemos dentro, en el corazón?
Es una pena que uno encuentre todas estas respuestas cuando ya sea demasiado tarde, cuando ya vivió parte de su existencia y ya no queda tiempo suficiente para recomponer errores, curar heridas, abrazar a seres queridos, en una palabra, regresar. Ya es tarde porque muchos ya no están. Porque mamá y papá fallecieron. Porque la casa familiar se vendió. Y porque sólo queda lugar para los recuerdos y la tristeza.

domingo, 17 de junio de 2012

REBELDE CON CAUSA…. PAPÁ!

                                                                                                                                Por Sheena Kloster


Eran las épocas de colgar el traje de marinero después de cinco años y rechazar el  ofrecimiento del Ejército argentino para integrar sus filas… Faltaba hacía mucho y su madre y sus hermanos menores lo necesitaban…
 Eran los tiempos de subirse a la moto, ponerse la campera y los jeans y salir a desafiar al mundo…
 Le sobraban las razones para ser rebelde… una rebeldía que no escapó ni en su lecho de muerte.
 Por aquellas épocas Elizabeth Taylor era la chica tapa de todas las revistas y James Dean una promesa rota, estrellada en su auto.
 Le gustaba toda la música y “Fugitiva”  se le mezclaba con el tango, el folklore  y los ritmos de su aldea…
 Un pleito con “El Alemán” era algo que no se resolvería por vía diplomática… eso seguro…
 Pasó por la vida como un veloz y atronador meteoro llevándose todo a su paso, niño terrible de su madre, luego de su esposa y finalmente de su hija, enmascarando en dureza a un niño solo y asustado, a un esposo fiel y a un padre excedido en sus deberes de amor hacia su única hija.. . 
 Qué bueno eras pareciendo ser malo… cuánto amor  se ocultaba detrás de tu fama de “duro”…   ni la  vejez ni la muerte te quitaron la cara de niño.
 Te recuerdo con música… tu armónika, tu acordeón, tus películas de vaqueros, tus horas de fútbol, tu negarte a estar en silencio y llenarlo de tu energía… tu entrañable amor por tu gatito…
 De lo único que podría acusarte es de trabajar en exceso, ser responsable en exceso y de preferir una vida con honor a una  más fácil de más dudoso origen.
 Pienso que tomaste tu moto y saliste a toda velocidad… que vas a volver al atardecer… y voy a reconocer su motor como cuando era niña, ya desde lejos… aquella moto roja de la que bajaba un muchacho rubio de campera negra y jeans y al que le decía “papá… papá… papá…volviste…” de la mano de mi madre…
 Un atardecer voy a escuchar que ésa moto vuelve por mí,  padre querido… mientras tanto tu sangre vive en mí, estás de pie dentro mío, papá… siempre, siempre… 
 Necesitaré tu fuerza, tu valentía de volguense, tu capacidad de trabajo, responsabilidad y sacrificio, todo eso me diste al darme tu sangre Kloster… es verdad papá, me enorgullece ser tu hija,  Alemán…

Te amo papá.

Tu hija Sheena

¡Gracias, papá, y feliz día!


Gracias, papá, por todo lo que me diste: vida, ternura, amor, educación, cultura, sabiduría… Gracias por enseñarme los valores que me hicieron una persona buena.  Gracias por estar siempre, en las buenas y en las otras. Gracias por comprenderme cuando no pude cumplir con tus expectativas.  Gracias por alentarme a volar siguiendo mis propios sueños aun cuando no eran los que vos habías soñado para mí. Gracias por dejarme un recuerdo permanente. Gracias!!!

sábado, 16 de junio de 2012

Ingresó en imprenta el nuevo libro del escritor Julio César Melchior


Ya está en imprenta el nuevo libro del escritor Julio César Melchior que será presentado al público y puesto a la venta en un evento cultural a realizarse dentro de un mes aproximadamente.

La nueva obra del escritor Julio César Melchior lleva por título “Historia de los alemanes del Volga” (Alemania – Rusia – Argentina).
Al respecto escribió la escritora Graciela Schmidt Robilotta en el prólogo del mismo, que “El pueblo de los alemanes del Volga posee su propio itinerario histórico y también su propia definición de identidad. Su pasado es un árbol genealógico social y cultural basado en una amalgama de raíces que conforman una identidad tomando reminiscencias de la Alemania del siglo XVIII, el Imperio ruso del siglo XIX, y la Argentina del siglo XX. Algo que muy pocos historiadores tienen presente al escribir una obra sobre este grupo inmigratorio. No sirve de nada ver solamente su origen alemán como tampoco sirve de mucho tener en cuenta solamente su afincamiento actual y definitivo en la Argentina. Esto sólo conduce a equívocos y relatos parcializados.
Por eso esta nueva obra del escritor Julio César Melchior ha sido encarada desde una óptica más amplia, tratando de encauzar el tema desde todos los puntos de vista posibles, incluso tomando conceptos y definiciones de la psicología humana y la psicología social para interpretar no solamente los hechos como un mero suceder cronológico sino para definir y explicar también las actitudes y los comportamientos individuales y sociales de este pueblo.
Esta obra coloca la historia de los alemanes del Volga dentro del contexto histórico mundial. La rodea del escenario en que sucedieron los hechos que le imprimieron originalidad. Y, por sobre todas las cosas, indaga en profundidad en todos los aspectos  de su identidad para –además de una cronología de acontecimientos históricos- dar una cabal interpretación de la idiosincrasia de este grupo inmigratorio”.

jueves, 14 de junio de 2012

Una tragedia que conmocionó a los habitantes de los pueblos alemanes...


Pedro y Andrés nacieron el 21 de marzo de 1925 en un hogar pobre, bajo el amparo de una casita de adobe y una familia numerosa que ya contaba con diez vástagos.  Se criaron a la buena de Dios, aprendiendo de sus hermanos mayores lo que sus padres no podían enseñarles por carecer de la preparación cultural necesaria y por falta de tiempo de tan ocupados que estaban pariendo y criando hijos. No obstante eso la experiencia les inculcó enseguida que para sobrevivir con dignidad en un ambiente hostil y competitivo, hay que luchar por los propios derechos sin fijarse en pequeñeces. Averiguaron pronto que el que se resigna a la suerte nunca recibe un buen pedazo de pan cuando la dicha es próspera o el mendrugo más grande cuando la cosa viene mala. Supieron dejar de lado los pruritos y olvidaron el sentimiento de hermandad y pelearon por lo que creyeron merecían de la vida. A veces, sin importarles si eran justos o no en sus actos. Ellos actuaban, jamás pensaban: eran puro instinto.
A los veinte años se enamoraron de la misma joven y descubrieron que poseían un corazón y que a causa de él podían llegar a sufrir. Porque ese órgano vital era capaz de sentir un sentimiento llamado amor. Y la revelación no les agradó. De todos modos no lograron evitar que el amor los devorara.
Ambos cortejaron a la joven y desde ese momento se volvió frecuente que la gente del pueblo comentara escandalizada alguna que otra pelea de los mellizos que, en varias ocasiones, concluían en tremendas golpizas o con los dos en la comisaría.
La muchacha, harta del escándalo, eligió a Pedro para casarse. Lo amaba. Andrés, indignado, prometió vengarse. Algunos vecinos de la colonia tomaron en broma este juramento; otros, sin embargo, conociendo la tenacidad y el amor propio del joven, le creyeron y la noche de la celebración de la boda temieron que desencadenara una desgracia. Pero no. Todo se resolvió en paz. Los novios se casaron, se trasladaron a vivir a la casa de los padres de la flamante esposa, donde residieron durante un año hasta que adquirieron su propia vivienda.
El tiempo pasó y llegaron los hijos: una nena y un nene. Pedro trabajaba en el campo, en cercanías del pueblo: se marchaba los lunes al amanecer y regresaba los sábados al atardecer. Amaba a sus hijos y adoraba a su esposa. Era feliz y se sentía feliz.
Pero un martes cualquiera esa dicha desapareció bajo el holocausto de una revelación. A la chacra donde trabajaba llegó una carta para él. La recibió perplejo. La abrió y leyó. Contenía apenas unas palabras escritas con torpeza pero cuánto dolor le causaron. “Tu mujer te engaña. Si querés saber con quién andá esta noche a tu casa. A las doce”.
Destrozó la hoja. Sus labios temblaron. Dio unos pasos sin atinar adónde dirigirlos. Un fuego interno lo consumió. Un monstruo llamado venganza comenzó a desarrollarse dentro de él.
Como en todas las circunstancias cruciales de su vida, dejó que el instinto decidiera cómo resolver el conflicto. Al anochecer ensilló el caballo y al galope lento marchó hacia el pueblo, llevando un revólver escondido bajo las ropas. Al llegar a cercanías de la localidad ató el animal a un poste del alambrado y a pié, se dirigió a su casa, ingresando por la parte trasera del patio, acurrucándose detrás de un montoncito de leña, cerca de la vivienda. No sabía qué esperaba, pero esperaba. Por momentos, no obstante, se sentía ridículo por desconfiar de su mujer, precisamente de ella, que nunca le había dado motivos.
A medianoche cuando ya empezaba a cabecear a causa del sueño, una sombra se aproximó a la ventana del dormitorio donde dormía su esposa. Todos sus sentidos se irguieron expectantes. Empuñó el revólver. El corazón latió angustiado temiendo que lo que expresaba la carta fuera verdad y se desvaneciera para siempre su felicidad. La sombra, al llegar a la ventana, dio unos golpecitos susurrando con dulzura el nombre de la dueña de casa.
Pedro ya no soportó la humillación y sin mediar palabra vació el cargador del revólver sobre el desconocido, que cayó exhalando un agónico suspiro de dolor. Aún absorto y confundido, se acercó y con estupor descubrió que era su hermano, que había matado a su propio hermano, a Andrés. Su alma gimió desahuciada. Furioso derribó la puerta e ingresó a la casa, enfrentó a su mujer que, sorprendida en la cama y al parecer ajena a lo que sucedía, sonrió aliviada al ver a su marido; y aunque enseguida se percató del rostro desencajado y las intenciones asesinas que irradiaban sus ojos, fue demasiado tarde para escapar o defenderse. La destrozó a golpes sin pronunciar una sola palabra.
Concluida la venganza, se sentó en una de las sillas de la cocina y no se movió de allí hasta que la policía se lo llevó. Murió varios años después de cumplir con la justicia sin volver a ver a sus hijos que nunca le perdonaron lo que hizo.
La sensación de tragedia fue aún mayor entre los habitantes del pueblo cuando con posterioridad supieron que todo se había desencadenado a raíz de lo que pretendió ser una inocente broma de Andrés que, mediante una carta falsa y una puesta en escena acorde a lo que expresaba la misiva, le quería hacer creer a su hermano que la esposa lo engañaba con él, para cumplir mediante un chiste de pesado gusto la venganza que prometió llevar a cabo el día de la boda de ambos, sin imaginar que Pedro no se detendría a pedir explicaciones sino que, como siempre lo había hecho a lo largo de toda su vida, actuaría instintivamente y sin reflexionar.

domingo, 10 de junio de 2012

Tradiciones y costumbres de Corpus Christi


“Del latín, 'cuerpo de Cristo': fiesta de la Iglesia católica apostólica romana que honra la presencia de Cristo en el sacramento de la eucaristía, establecida en 1264 por el Papa Urbano IV. La fiesta se celebra  en las colonias el jueves después del domingo de la Santísima Trinidad, que, a su vez, depende de la fecha de la Semana Santa”.

Libro religioso de los alemanes del Volga

Cuerpo de Cristo

La fiesta de Corpus Christi se co­menzó a celebrar en Lieja en el siglo XIII, como resultado de las maravi­llosas visiones de Sor Juliana de Monte Cornillon. El Papa Urbano IV la estableció universalmente en 1264 y fijada en el calendario el jueves siguiente al domingo de Tri­nidad. Después se le asignó una Octava y una Procesión solemne declarándosela fiesta de precepto, igualándola a las más clásicas del año eclesiástico.
Para celebrar dignamente tan alto misterio como es la Sagrada Euca­ristía, Santo Tomás de Aquino com­puso el Oficio y la música. Notables son los himnos "Pange Lingua", sobre todo sus dos últimas estrofas “Tantum Ergo” y “Genitori Genitoque" y "Lauda Sion", que era un verdadero poema teológico de la Eucaristía, donde en forma rítmica y eminente­mente sencilla expresó toda la delicada doctrina eucarístíca, hermanando la clari­dad con la profundidad y la simpli­cidad con el lirismo.
Los alemanes del Volga desplega­ban sus galas y se deshacían en cánticos y alabanzas a la divina Eucaristía. Y no bastándole el re­cinto del templo ni la quietud del santuario, se derramaron por las calles y plazas de las colonias en devota y bulliciosa procesión, paseando en artísticas custodias y bajo el palio el Rey de Reyes, encerrado en la Hostia consagra­da.
¡Paso al Sumo Sacramento! ¡Para El las flores, para El los cánticos, para El los repiques de las campa­nas, para El las salvas de las escope­tas!

Kapeller

Para la fiesta de Corpus Christi, los alemanes del Volga desplegaban sus galas en la ornamentación de Kapeller: cuatro capillitas construidas dentro del patio de la iglesia, cada una de las cuales ocupaba estratégicamente un punto cardinal, como asimismo estaban al cuidado y la protección de un barrio que para esa fecha trascendente se encargaba de adornarlo. Die Kapeller putzen, que así se llama la maestría de adornar las capillitas, era todo un arte, puesto que se ponía enorme creatividad en ello y un gran esmero, que se traducía en una ostentación fuera de lo común. Para ello se utilizaban las más finas sedas de brocato para revestir las paredes interiores y bellas perlas de vidrio de todos los colores. También se utilizan imágenes para realzar la religiosidad del ambiente. Mientras que en el centro se colocaba un altar con un mantel bordado con letras y motivos religiosos en oro.
Y para el día de Corpus Christi la feligresía, en procesión, abandonaba la iglesia acompañando al párroco, acompañado por otros dos sacerdotes que presidían el grupo humano llevando en alto el Monstranz (Sagrada Custodia). Los sacerdotes marchaban bajo la protección del palio. Delante de la comitiva caminaba un importante número de monaguillos que, al son armónico de campanillas que hacían sonar, a su vez eran precedidos por un conjunto de unas cincuenta niñas vestidas de angelitos, llevando canastillas llenas de pétalos o papelitos de colores, que arrojaban al aire, tapizando el camino que iba a transitar la procesión.
Detrás de todo este glorioso cortejo, estaban los escolares con sus pulcros guardapolvos blancos y la multitud de fieles: participando devotamente de la fiesta religiosa.
A medida que la procesión llegaba a los Kapeller, el sacerdote ingresaba a los mismos, y depositaba el Monstranz sobre el altar; tomaba en sus manos el Evangelio y comenzaba a leer una lectura ya preestablecida y que año a año se repetía en el mismo lugar. Los procesionantes entonaban con devoción el Tantum ergo. Seguidamente, y con profunda solemnidad, el párroco tomaba el Monstranz y levantándolo en alto, impartía la bendición.
Este acto litúrgico se reiteraba en los cuatro Kapeller. Finalizadas las ceremonias, la procesión ingresaba a la iglesia, donde se oficiaba una misa, dando por concluida la sagrada fiesta de Corpus Christi.

sábado, 9 de junio de 2012

¡Y todo por diez vacas locas!


Los grises del atardecer alargaban las sombras, diluyendo las formas, borrando los contornos, amortajando el horizonte de sedas violáceas: sudario de nubes cubriendo el sol que agonizaba en la lejanía del horizonte.
Weis  Mary observando el prodigio miraba asociándolo con escenas vividas en los últimos días: acontecimientos signados por la tragedia que habían sumergido su alma –y con ella su existencia; su ahora incierto futuro- en un caos.
En la mente se reproducía sin orden ni contexto fiel de espacio-tiempo, el dramático instante en que acaeció el fallecimiento de su esposo, el velorio –tan doloroso-,  y el entierro de sus restos –otra tragedia tremendamente desgarradora y apocalíptica. Aún no comprendía, habiendo transcurrido una semana ya, de dónde había sacado tanto valor para soportar tanta desazón.
Pero la vida siempre continuaba. Siempre continúa. Pese al dolor... ¡pese a todo! Incluso, a la muerte misma.
Vestida completamente de luto, lo que, según la costumbre, significaba estar ataviada de negro de pies a cabeza, se retiró de la ventana, desentendiéndose del horizonte y su hechizo.
Suspiró profundamente y sentó, acongojada, junto a la cocina a leña. Era invierno y hacía frío. Un frío tan intenso que le parecía helaba también el alma.
El hondo silencio se deshizo bruscamente con la llegada de su cuñado que ingresó a la vivienda sin preámbulos: apenas golpeando la puerta y sin esperar que le abrieran o le permitieran ingresar, sentándose a la mesa, enfrente de la anciana. Quizás los ruidos que producía no eran excesivos, tampoco grosera la actitud, pero en el marco de casi beática serenidad en que se desarrollaban, semejaban un cataclismo.
Luego de un breve, difícil y tenso intercambio de palabras, la conversación ancló en el tema central de la reunión: las diez vacas que el cuñado debía restituirle. Diez cabezas de ganado que Weiss  Mary y su marido en alguna ocasión criaron en una estancia donde hacía dos tres años trabajaron y, habiendo sido despedidos, y no teniendo lugar donde conservarlas y alimentarlas, habían, acuerdo mediante, trasladado a los campos de su cuñado, quien se responsabilizó de las mismas. Fallecido el marido, ésta creyó oportuno venderlas para hacerse de dinero en efectivo para pagar unas deudas, entre ellas, las que ocasionó el funeral.
Con una mirada penetrante, pretendiendo dar a entender que no aceptaría ningún comentario ni queja, el cuñado explicó de manera autoritaria y elocuente:
-Gott,  Mary, todas las vacas murieron a causa de una peste!
-¡¿Las diez?!, exclamó Weiss  Mary sorprendida mientras sentía en el pecho que una amarga sensación de dolor e impotencia le oprimía el corazón.
Su cuñado permaneció impávido, mirándola fijamente. Apenas si pestañó.
-Bueno, ¡está bien!, alcanzó a murmurar Weiss  Mary con voz trémula, próxima al llanto. E invocando el conjuro de un deseo, surgido desde lo más profundo de su ser, balbuceó: ¡Con ese dinero obtenido con la venta de las vacas podés comprarte hoy o mañana tu ataúd! Al tiempo que le acercó la mano cerrada a la cara de su cuñado, con el dedo pulgar entre los dedos índice y medio.
Afuera había oscurecido. La noche anunciaba una tormenta que ya se vislumbraba en el horizonte, donde se dibujaban intermitentemente los espectrales garabatos de algún que otro rayo.
Dentro de la casa, Weiss Mary y su cuñado se despedían fríamente, sin mediar palabra.
Desde ese momento, la anciana consideraría a su cuñado fallecido el mismo día que su esposo. Nunca más volverían a hablarse... ¡y todo por diez vacas locas!

viernes, 8 de junio de 2012

¡En un minuto se puede amar, compartir y mucho más!


En un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser. En un minuto se puede salvar una vida. Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo. Un minuto para comenzar la construcción de un amor, un hogar, de una vida.

miércoles, 6 de junio de 2012

CIRCUITO TURÍSTICO

Gruta de la Virgen de Fátima, ubicada en la rotonda
de ingreso a Pueblo Santa María.
Coordinado por la Dirección de Turismo de la Municipalidad de Coronel Suárez se realizará un circuito turístico el jueves 14 de junio según la siguiente diagramación:

8:30 hs. Salida desde la Municipalidad de Coronel Suárez - recorrido por el mismo- manzana fundacional- mástil patrio- estación de tren- Cristo.
9:30 hs. Recorrido por la fábrica Vulcabras Azaleia.
11:30 hs. Pueblo Santa trinidad
12:15 hs. Pueblo San José
13:00 hs. Pueblo Santa María
13:15 hs. Almuerzo en “Museo Parque La Palmera
14:45 hs. Salida hacia el establecimiento rural Casa de Campo Matietxe, visita del lugar, juegos, merienda.
18:00 hs. Regreso a Coronel Suárez.

El paseo turístico está pensado para todas aquellas personas que deseen acortar la semana pasando un día diferente de recreación con la finalidad de generar nuevos vínculos interpersonales y descubrir nuestra ciudad y nuestro patrimonio.

El costo es accesible y contempla desayuno a media mañana, almuerzo, entrada al Museo “La Palmera”, ingreso y merienda de campo en el establecimiento rural citado.
Los gastos de transporte corren por cuenta de la Dirección de Turismo y el traslado se realizará en el minibus de la Municipalidad de Coronel Suárez.
Por inscripciones, dirigirse a la Oficina de Turismo ubicada en Av. Casey 2090, teléfono 421048/ 15411804 o por e-mail: turismosuarez@speedy.com.ar
Los cupos son limitados y la fecha límite para la inscripción es el martes 12 de junio.

martes, 5 de junio de 2012

ALMUERZO POR EL 16º ANIVERSARIO DEL CENTRO DE JUBILADOS DE PUEBLO SANTA TRINIDAD


El Centro de Jubilados de Pueblo Santa Trinidad informa que el día 29 de julio del corriente año se llevará a cabo un almuerzo y baile conmemorando el 16º aniversario de la institución. El mismo se realizará en instalaciones del Salón Gimnasio del Club San Martín a partir de las 12:30 hs. y dispondrá de un variado menú que contará con carne, papas, ensaladas varias, filsen, helado, vino, gaseosas y tortas. Amenizará el “Grupo Energía”. Valor de la tarjeta $ 100. 
Por reservas y adquisición de entradas dirigirse al Centro de Jubilados de Coronel Suárez, Centro de Jubilados de Villa Belgrano, Consejo de Adultos Mayores o bien llamar a los teléfonos 450165 - 420110 o al celular 02926- 15404672 (Rosa Gallinger).

lunes, 4 de junio de 2012

QUEDÓ INAUGURADO UN HOMENAJE PERMANENTE A LOS ALEMANES DEL VOLGA


Radio Ciudad Noticias

Pese a las inclemencias del viento, en la tarde del sábado, un grupo de Descendientes de Alemanes del Volga, encabezado por el Presidente de la Asociación, Juan Hippener y con la presencia del actual titular de la tradicional panadería ubicada en la esquina de las avenidas San Martin y 12 de octubre (la panadería de Rolhaiser como se conoce vox populi) Raúl Isidro, se inauguró un estupendo mural que tiene como motivo los Descendientes de Alemanes del Volga.

Se descubrió una placa recordatorio que esta escrita en castellano y alemán y se mencionaron breves palabras en alusión a los motivos por los cuales se penso en realizar una referencia histórica en ese lugar en particular ubicado a pocos metros de donde se produjo la primer presencia de los pioneros alemanes en el distrito.
Vale mencionar que estuvo presente un familiar directo del fundador de la Panadería y el actual titular agradeció a la comunidad poder ser partícipe de un sencillo pero emotivo homenaje a quienes tanto hicieron y hacen por la grandeza del distrito.